lunes, 4 de diciembre de 2017

Debate: Bloqueos lectores, entre el cansancio y el aburrimiento

¡Hola, Chocolectores! Hoy participo en una iniciativa de Mi medio limón verde en la que hace debates de varios temas, el anterior fue sobre si se desprecia la literatura juvenil, por si lo queréis leer en su blog.



Imagen de Mi medio limón verde



La verdad es que el título propuesto por Cristina me parece bastante apropiado, normalmente surgen los bloqueos lectores ante el cansancio de nuestra ajetreada vida o el aburrimiento de alguna historia o al menos es como yo interptreto este título y los bloqueos en general

Y, en lo personal, no me gusta el término. Llegué al mundo bloguer y vi un poco de booktube contenta de poder descubrir libros nuevos, contrastar opiniones, etc. Pero al llevar tiempo vi mucha presión, y no me hizo bien. 

Parece que como amantes de la lectura tenemos que estar continuamente leyendo. Los booktubers piden perdón cuando en su wrap up mensual no han leído tanto como "deberían", los bloguers se disculpan por no subir reseñas en mucho tiempo. En ambas plataformas hay consejos para superar el bloqueo lector, se recomiendan libros ligeros para obligarnos (sí, he visto utilizar esta misma palabra) a retomar la lectura, sientes envidia cuando alguien se apunta 100 libros en su reto de goodreads y lo cumple y tú apenas llegas a 50.

¿Esto ocurre con los cinéfilos y los seriefilos? La respuesta es no. (al menos la que da una primera búsqueda en internet) Y puede que algún caso aislado utilice el concepto, pero la cultura del bloqueo la ha creado la comunidad literaria.






 
La gran cantidad de contenido sobre el "temido" bloqueo lector genera la presión que he comentado antes a no ser lo suficiente lector no me digáis que no suena absurdo. Y sí, nos puede encantar leer, pero no creo que nuestra vida se base en eso únicamente. Habrá épocas en las que te apetezca leer y en las que no. Puede que cuando tengas mucho que hacer pierdas el hábito (y no por eso hace falta buscar tips para forzarte a leer cada día). Muchas veces prefieres ver una película o seguir una serie que te engancha por días. Y todo eso son pasatiempos, cosas que hacemos porque las disfrutamos, no son una etiqueta que debe definir nuestra vida y a la que tenemos que estar a la altura. No es algo por lo que sentirse mal o avergonzarse. No os olvidéis de vivir, sea con un libro en la mano o no.










 ¿Y vosotros, chocolectores? ¿Qué opináis de los bloqueos lectores? ¿Os apuntáis a los debates?

lunes, 27 de noviembre de 2017

Entrevista a Martha Faë. Adopta una autora #3

¡Hola, Chocolectores! Las entrevistas han vuelto y esta vez traigo la de mi autora adoptada. 

                 (Dibujo realizado por @dmarcapaginas)
 

Creadora ocasional de amigurumis, soñadora incurable, observadora curiosa de la gente en la calle, vegetariana de nacimiento, tía favorita de cuatro niños increíbles. Desde que el destino me golpeó: escritora y profe de narrativa.

Ex profe de inglés, ex traductora, ex intérprete de conferencias, ex pizzera, ex voz de esas que oyen los estudiantes cuando están aprendiendo español y les ponen diálogos en un CD. Siempre quise dedicarme a escribir, pero el vértigo era más fuerte que yo. Luego llegó la crisis, y ya no hubo más presupuesto para seguir pagando la nómina del miedo. Desde entonces soy la versión más feliz de mí que he conocido, sentada frente al ordenador, con mi gato tumbado cerca del teclado y, al otro lado, una taza de café.
  



¿Por qué Martha Faë?

Cuando –pasados muchos años– al fin me decidí a dejar que alguien leyera lo que escribía, me di cuenta de que me gustaba mucho la fantasía y me apetecía tener un apellido diferente, algo que casara con el tipo de libros que quería escribir. Así que me puse a pensar en distintas posibilidades. Y, tras sopesar muchas opciones bastante absurdas, me quedé con Faë, que viene de Fae, una versión de “Fairy” (hada en inglés). Crecí en un entorno bilingüe y luego hice filología inglesa, así que siempre me he sentido muy unida al inglés y a la cultura anglosajona, de allí que no me resultara demasiado extraño tirar en esa dirección.


¿Entonces la fantasía influenció en tu escritura más allá del nombre artístico?

En un principio sí. Los mundos mágicos, esos donde todo puede ocurrir siempre me han fascinado. Quería sentir la libertad de crear mis propias reglas, de sumergirme en lo que escribía como en un túnel capaz de sacarme del ritmo de locura con el que tenía que trabajar cuando empecé a escribir Amaranta, el primer libro que terminé y para el que tuve que rascar minutos de donde no los había.


¿Eso ha cambiado conforme te adentrabas en el mundo de la escritura?

 Muchas cosas han cambiado desde que terminé Amaranta. Poco a poco fui aprendiendo a gestionar mejor mi tiempo y mi concentración para escribir. Luego me quedé sin trabajo de un día para otro y aposté por escribir a tiempo completo. Eso me llevó a tener un contacto más directo con mis lectores y allí fue cuando empecé a girar hacia el realismo mágico, que es con lo que me identifico plenamente.


¿Cómo fue ese cambio de género? ¿En qué te influyeron los lectores? 

El cambio de género me ha liberado. Soy muy tímida y eso se reflejaba mucho (demasiado incluso) en mi escritura. Elegí en un principio la fantasía porque me gusta. Escribí para niños y luego para jóvenes porque me gustan esos ámbitos como lectora. Sin embargo, siendo algo a lo que le tenía cariño, no era el género con el que de verdad me identificaba, aquel que más leo y con el que de verdad se me van las horas sin apenas darme cuenta. Hace poco más de un año conocí en persona a Begoña Pérez Ruiz, una autora de fantasía que me encanta. Habló conmigo como lectora y se puede decir que me puso las pilas, no encontraba en mis letras la autenticidad que me veía al charlar frente a frente. Fue el empujón que necesitaba para pasarme a escribir realismo mágico, que es lo que me apasiona. Aprendí algo muy valioso: no debes escribir algo que te guste sin más, tienes que apostar por lo que te enloquece. 


¿Qué te introdujo al realismo mágico?

Mi familia, o el colegio, o mi cultura. La verdad es que ahora mismo no sabría decir qué me introdujo al Realismo Mágico. Nací en México (donde viví hasta los 16 años) y recuerdo de siempre a los mayores de mi familia contando historias que mezclaban con absoluta naturalidad lo real y lo mágico, borrando los límites entre lo uno y lo otro. Luego leí a García Márquez muy jovencita. Quizás tuviese doce o trece años cuando "El amor en tiempos del cólera” cayó en mis manos. Se convirtió en uno de mis libros favoritos, lo adoraba y lo adoro hasta la fecha. Devoré todo lo demás que pude encontrar de ese autor.


¿Qué diferencia viste al llegar a España? 

Me parece que aquí las fronteras entre lo real y lo mágico están mucho más claras. Las cosas tienden a ser realistas o fantásticas, pero no se entretejen. Hay que irse a pueblos para encontrar relatos contemporáneos en los que los dos ámbitos coincidan. Mi primera impresión cuando pisé España fue que la literatura aquí tendía mucho más al realismo. Es cierto que en Galicia, por ejemplo, hay un realismo mágico especial, aunque diría que se aleja del latinoamericano. Es más de brujas, mientras que el latinoamericano hecha mano a menudo de espíritus que conviven con naturalidad con los vivos. No hay oscuridad ni miedo, sino una desaparición de la frontera entre vivos y muertos. Supongo que esto que se refleja en el realismo mágico responde a la manera en la que se asimila la muerte en muchas culturas latinoamericanas. Puedo hablarte en especial de la mía, la mexicana. Como sabrás, el Día de Muertos es una de nuestras fiestas grandes. Es una fiesta alegre, donde se recuerda a la gente que ya no está entre nosotros pero sin tristeza, celebrando quienes fueron y con el sentimiento de que, de alguna manera, aún están con nosotros. Por eso los vivos “comparten” comida con los muertos, como se haría en cualquier cena familiar. Sé que puede resultar complicado de entender, pero así como se prepara la comida favorita de alguien a quien se invita a casa, en México preparamos lo que le gustaba más a nuestros muertos y se lo ofrecemos. Es una fiesta de flores, de comida, de mucho color. Son precisamente estas notas coloridas las que adoro en el realismo mágico latinoamericano. La exuberancia, la capacidad de llegar a la exageración sin que el lector cuestione nada. Los personajes pueden ahogarse literalmente en sus propias lágrimas o tejer una manta que cubra kilómetros, como en “Como agua para chocolate” y no por ello el lector salta mentalmente al terreno de la fantasía, sino que se mantiene en lo real sin cuestionar. 





¿Y vosotros, Chocolectores? ¿Conocíais todo eso de la autora? ¿Qué os pareció la entrevista?

lunes, 2 de octubre de 2017

Booktag: chocolate

¡Hola, Choco-lectores! No soy muy fan de los booktags que no veo qué tienen que ver con los libros (de cantantes, por ejemplo) pero este es de CHOCOLATE y claramente lo tenía que hacer. Con este booktag no tengo ni idea de qué ha pasado que hay un popurrí de distintas preguntas en cada blog y vlog. Me he comido bastante la cabeza para hacer el más "auténtico" pero tampoco encontré al creador, así que haré los más repetidos y los que más me han gustado. Empecemos:




Chocolate negro: un libro con un tema oscuro

Este libro trata el tema de los rumores, de los secretos del pasado, de la desconfianza, de los celos... De todo lo que si no sabes llevar bien consigue que te destroce la vida simplemente porque a la gente le encanta hablar de las vidas ajenas y sin saber. Leedlo y ya está. 

Chocolate blanco: libro que te haga reír o lectura alegre/divertida favorita

Esta chica es muy yo, tenemos un sentido del humor muy parecido y somos muy propensas a las catástrofes, no puedo evitar adorarla y que siempre me haga reír. Estoy en la búsqueda de la saga completa porque solo leí dos libros de ella. Y eso fue hace mucho.

Chocolate con leche: libro o saga con mucha expectación que mueres por leer      



 No paran de pintarlo super bien y yo aquí en una cueva para evitar spoilers.

Chocolate relleno de caramelo: libro muy empalagoso


Pues no leo historias empalagosas o al menos que ese sea su tema en exclusiva, no es mi estilo. Un día vi este libro en la papelería de mi pueblo (porque aquí no hay librerías, ni casi nada) lo compré para conocer la pluma de Javier Ruescas (y de paso y de golpe la de Francesc Miralles)  porque en youtube me parece muy majo pero no pude. Phoenix es el tío más empalagoso del mundo.

Kit kat: libro que te haya sorprendido 

Me encantó este libro, al principio se te presenta el punto de vista de un protagonista triste y que no es feliz del cual el otro personaje parece el culpable pero yo nunca confié en ese protagonista y ¡Já! Soy una genio escéptica. Sin embargo la razón de su infelicidad me sorprendió, ahí sí me pilló el libro y lo recomiendo mucho, es muy bonito y entrañable. Los abuelitos son entrañables, son palabras unidas a la fuerza.


Snickers: libro que te vuelva loco/a 


En este caso no lo voy a coger en el sentido de que te encante, sino en el otro. Ya intuía que iba a acabar mal porque el protagonista es lo más ingenuo, esperanzado e inocente del mundo, pero cerca del final empieza a dar vuelcos y más vuelcos la historia y terminas trastocado. Lo terminas de leer y se te olvida hasta hablar.


Chocolate caliente con nata y nubes: libro que te haya reconfortado 

Yo siento mucho repetirme, pero no hay otro. Siempre voy en su busca cuando me siento perdida y me pone muy feliz leerlo porque cada vez que lo leo encuentro algo nuevo que me sirve para lo que me pase en ese momento.


Caja de bombones: una saga que te haya gustado solo a ti 

Esta saga la leí al entrar a secundaria o un poco antes, creo, y me encantó pero cuando pasó el tiempo y entré en GR y la blogosfera me hace mucha gracia esta palabra, "blogosfera"  todos decían que era horrible y estaba muy mal escrita. Me da muchísimo miedo releerla porque le guardo un grandísimo cariño y no quiero echar a perder el recuerdo que le tengo.

Kinder bueno: libro que te encantaría leer

Una amiga me contó que le estaba leyendo un libro a su hermano pequeño por las noches y yo morí de amor con el detalle y le pregunté cual le leía. Bueno, pasaron unos días y se me olvidó. En un canal de booktube (que no recuerdo cuál es, la verdad) recomendaban otros canales para ver y uno fue el de Cristina Leitón (su canal actual), lo busqué para verlo y uno de los primeros vídeos que me apareció fue uno en el que leía Papaíto piernas largas,  justamente el libro que mi amiga le leía a su hermano. Me emocioné mucho porque entonces a mi también me podrían leer esa misma historia. Nunca, ni desde pequeña me habían leído un libro ni había escuchado un audiolibro.






¡Si os apetece hacerlo, no lo dudéis! Consideraos nominados todos los que leáis esto ;)
¿Y vosotros, Choco-lectores, qué os parecieron mis respuestas? ¿Cuáles serían las vuestras? 

lunes, 25 de septiembre de 2017

Diario de una voluntaria #2

¡Hola, Chocolectores! Sé que he tardado mucho en actualizar el diario pero tampoco quería que el blog se convirtiera solo en eso jajaja. Aquí tenéis la primera parte.

Algo que debo decir es que los alumnos cambiaron, no hay que olvidar que son adultos y por tanto tienes muchas más cosas que hacer que si fueran menores. Así que voy a contar un poco los cambios:


  • El hombre y la mujer de marruecos que iban más lento aprendiendo dejaron de venir. Él porque se fue unas semanas de vacaciones y ya decidió no volver y ella porque su marido trabajaba y ya no la podía traer desde su pueblo. Independientemente de las razones, que son totalmente válidas, nos dio pena por no haber sido capaces de enseñarles más.
  • Las chicas que sabían más español e iban por delante de la clase acabaron haciendo los mismos ejercicios que el resto. Nos les importaba saberlo ya, estaban incluso más atentas, participativas y alegres que cuando tenían ejercicios propios, perdieron gran parte de su timidez incluso.
  • Vinieron varios alumnos nuevos de Ucrania, Mali, Brasil y Marruecos. 

Como ya dije en la anterior entrada, enseñábamos como creíamos que entendían mejor e intentábamos intercalar entre gramática y vocabulario porque la gramática les aburría y costaba más. Llegó una señora mayor de marruecos que no sabía escribir así que ella seguía sus cuadernillos y cuando había juegos de vocabulario de forma oral intentábamos que jugara también. Pero iba muy a su bola jajaja

Poco a poco fuimos perdiendo la vergüenza y ellos la timidez y creo que se crearon pequeñas amistades entre ellos (aunque se solían juntar por países). 


Excursión didáctica improvisada

Como empezamos a irnos juntos, un día que empezó a llover a mitad de camino los invitamos a entrar a una exposición de ilusiones ópticas que mi compañera y yo teníamos planteado visitar ese día. Al entrar había pantallas que explicaban los sentidos así que aprovechamos para enseñarles ese vocabulario y la mayoría era solo mirar y escuchar así que no pudimos enseñar mucho más jajajjaaja


Dentro estaba muy oscuro así que apenas pude hacer fotos pero aquí hay algunas:


Yo  (jiji) con un alumno en una habitación
que jugaba con el tamaño




Mi compañera haciendo trucos de 
cartas que explicaba Tamariz en 
la pantalla con dos alumnos




Uno de los carteles antiguos del salón




Dos juegos visuales de cambio de perspectiva de cerca


Maqueta de estantería 3D



Exposición del primer cine (creo)



Truco de magia a gran escala



Sillón con libros de psicología


Día de despedida

Días antes avisamos de que por exámenes ya no podíamos ir más y el último día, no sé como, pero nos dejaron el lugar donde dábamos clase solo (normalmente hay personas del departamento de psicología, abogacía y demás para ayudar al resto de inmigrantes). Nos lo comunicaron al llegar así que nos entró bastante miedo pero formamos una pequeña fiesta y todo salió bien.

Iniciamos el último día enseñando reportajes de los pueblos de cada una y luego preguntamos uno por uno para que nos enseñaran vídeos de los suyos y fuimos comentando y aprendiendo de los lugares de cada uno. 

Por si creéis que todos vienen aquí desde sitios pobres, algunos vivían en grandísimas ciudades incluso más lujosas que las de aquí y nos sorprendió mucho ese contraste no solo entre ellos sino con España también. Uno de ellos vivía en un poblado en casas no recuerdo si eran de madera o de barro situadas en una ladera y unos caminos muy estrechos entre cada fila de menos a más altura, había al menos 5 "pisos". No recuerdo el nombre pero investigando es parecido a un poblado dogon de los que hay en Mali (su país) aunque las casas eran más anchas que en la foto que encontré. Nos invitó a ir pero dijo que había muchas serpientes y me puse nerviosa y empecé a decir "no, no serpientes y yo no" por suerte se rieron todos y no se lo tomó a mal porque todos admiraron los lugares del resto y el suyo era el más pequeñito.



Acabamos el día comiendo tarta de manzana que trajo una de las chicas y con música. Y nos sorprendió saber que la mayoría se sabían las letras de reaguetón. ¡Ojalá se nos hubiera ocurrido antes! Nos dio mucha pena dejarlos pero cuando fuimos a finales de junio a recoger nuestro certificado nos contaron un poco dónde estaba cada uno. Algunos ya no viven en Jaén porque han encontrado trabajo así que aunque nos dio pena no volverlos a ver nos alegramos mucho por ellos. Sobre todo el hombre Ucraniano que tenía a su familia en su país y estaba esperando su permiso de trabajo ya que de momento solo tenía el de residencia.

La mayoría estudiaban por su cuenta en casa y traían los apuntes repasados (sobre todo los que tenían pareja española que se implicaba en que aprendieran o los que estaban solos y trabajaban). 


En octubre volveremos así que este no es el fin de diario de una voluntaria. Podéis dejarme preguntas si queréis para la próxima entrada :) Estoy pensando también en enseñaros los apuntes que usamos.



Enlace de la canción






¿Y a vosotros, Chocolectores? ¿Qué experiencias de voluntariado tenéis? ¿Os gustaría ayudar en temas de inmigración?

lunes, 18 de septiembre de 2017

Entrevista: Juanse Gutiérrez

¡Hola, Chocolectores! Vuelvo a dar vida a la sección de Meriendas con aunque siguen sin ser reales. Esta vez entrevisto en solitario a Juanse Gutiérrez, espero que os guste leerla tanto como a mi me gustó hacerla.😊



De Sax, Juanse (Nubis por la red) dedica el tiempo a escribir relatos y plantear mil ideas, donde hasta el momento ha realizado más de doscientos. La música también tiene cabida, perteneciendo como bajista en varias formaciones de extenso rodaje.

Entre sus proyectos figuran la música ambiental con bajo eléctrico "Osaka's Dream", el guión del webcómic peculiar y frénetico "Irregular Elis" (con primera novela publicada en Amazon), así como de ser redactor de todo tipo de temáticas en el blog "Crisis Creativa" y en "Buen Oyente", de temas filosófico-musicales.

En la actualidad se dedica a escribir novelas y más relatos, con el objetivo y paciencia de alcanzar hasta mil. Por el momento miles de lecturas lo apoyan y animan.

"Quiero agradecer a Achocolatada por seguir confiando en mi obra. Son estos detalles los animan a escribir sin límite.".










¿Cómo surgió el personaje de Elis?

El concepto surge de una idea recién despierto. Imaginé a los River —la familia de Elis— al completo en una única imagen. De ahí me animé a buscar por dibujante y nació el webcómic de Irregular Elis. Conforme se desarrolló la historia del cómic y la pequeña se convirtió en el personaje más profundo, decidí dar forma a una novela con una trama más seria. Siendo Elis una niña justiciera, ¿como afrontaría un tema tan crudo como la pederastia? Tras una primera versión, reescribí de cero el libro para ofrecer algo más oscuro y directo, acorde a la fantasía urbana que conozco.
Como curiosidad, Elis viene de Eris, la diosa griega del caos, nombre acorde a su poder cambiante.


¿El cambio de personalidad de Elis entre el webcómic y la novela tiene que ver entonces por esa situación que tiene que afrontar, por la seriedad de la novela que contrasta con el humor del wecómic o son personajes "paralelos"?

Digamos que sí. El cómic tiene tono más de humor y de superhéroes. La primera versión de la novela era más de ese modo, pero al añadir el tema más serio, tuve que adaptar. Un poco a como hizo Alan Moore en Watchmen. Al final la Elis del cómic con la de la novela son diferentes, tomando dos caminos opuestos donde poder explorar. Dejé tal detalle claro desde el principio con variantes e inclusión de personajes nuevos.

¿Qué diferencia viste entre crear un webcómic y una novela? ¿Qué resultó más complicado?

Guión y novela son dos mundos hasta en forma de escribir, matizar, corregir e incluso imaginar. En novela es importante visualizar, pero en guión mucho más porque es lo que predomina. También puedes introducir otras sensaciones, aunque la novela se presta más a ello.
A la hora de trabajar, en un cómic el peso se lo lleva el dibujante. Puedo tardar un mes o dos con el guión si lo trabajamos al detalle, pero es el dibujante el que logra la magia final. En el caso de Elis conocí a Mariods, alguien que se ha convertido en amigo íntimo. Tenemos mucha conexión a la hora de trabajar y ponernos de acuerdo.
En novela estoy solo ante el peligro, y esta historia me costó meses entre pensarla, el primer borrador, unir, escribir, reescribir, corregir dos veces, maquetar y publicitar. En el cómic hay que hacer lo propio, pero consume menos tiempo en mi caso. Sin embargo ambos son igual de satisfactorios, y lo que aprendo de un medio lo aplico en el otro.     

¿Y a la hora de publicar las obras?

El cómic por el momento es on-line, y es más sencillo publicar y publicitar al ser gratuito. La novela, aun con la plataforma que ofrece amazon, tienes que trabajar la edición, la presentación, la imagen como autor...
Sea más difícil o sencillo, es gratificante conforme ves resultados como lecturas y reseñas.   

¿Hay nuevos proyectos en mente?

Actualmente estoy recopilando artículos y textos variados para subirlos en un libro a amazon. El siguiente paso me es incierto, pero podría crear una segunda antología de relatos o uno de las muchas ideas para novela que tengo apuntadas. Una de ellas es una novela corta que sea completamente un diálogo entre dos personas. Como experimento merece la pena. Por otro lado, varios lectores han preguntado si continuaré con Elis, pues se presta a una continuación. Si lo hago, ella ya sería adolescente o adulta, pero tras probar varios caminos, noto que se convertirá en la típica novela juvenil. Todos los temas urbanos ya han sido tratados, y darle un giro radical haría que fuera otro tipo de historia o idea donde la protagonista terminaría por coincidir en el nombre. Es complicado por cómo concebí esta obra.

¿Hay algún tema difícil como la pederastia que te gustaría tratar en un futuro?

No lo he pensado. Este tema surgió por la edad de la protagonista y que pocas heroínas niña en la ficción se han enfrentado a ello. Lo más seguro que me vuelva a plantear un tema difícil, pues es lo que ayuda a mejorar como autor; proponerse retos, siempre.


¿Alguna curiosidad o detalle en que nadie se haya fijado del libro?

Bastantes. Hay una historia oculta por debajo relacionada con uno de los secundarios. Al final del libro indico que hay dobles lecturas. Incluso lo típico de una frase que se forma con la primera palabra de ciertos capítulos ;)
Hay mucho juego oculto. Leer entre líneas es la clave.

Ahora siento que no he leído en absoluto el libro jajajajaa ¿Cómo es la relación con tus lectores? ¿De qué forma interactúas o das a conocer tu obra?

Siendo pesado, jaja. La interacción por el momento es lo típico, que si cordial y sincera como suele suceder entre personas que no se conocen. Hay un buen feedback de mensajes privados porque piensan (piensan) que escribo bien, jaja. He hablado sobre todo con reseñadores y, aunque la reseña fuese muy negativa, siempre ha habido buen rollo. Les sorprende que me tome a bien todos los comentarios, acostumbrados imagino a otras reacciones. Eso enseguida les hace abrirse y hablarme de tú a tú, con lo que obtengo recomendaciones de mejora que valen su peso en oro.
Y para darme a conocer, bueno, cuando auto-publicas tienes que buscarte la vida, y lo que hice fue crear un comentario y un artículo base para ir expandiendo mi obra allí donde me dejaran o se permitiera. Que si foros, webs, en redes sociales... Lo que más busqué fueron por blogs de lecturas, obteniendo las preciadas reseñas y entrevistas como esta. Toda piedra hace pared, y sé que esas horas invertidas darán su fruto.

La novela es bastante ambiciosa/compleja, ¿Cómo han sido las respuestas?

Me gusta complicarme, jaja. El resultado es más satisfactorio. Pues las respuestas han sido de todo tipo, he tenido tanto buenas reseñas como negativas. Lo curioso que poco punto medio; o te encanta, o te exaspera con la cantidad de trasfondo. La mayoría coincide que es visual como una novela gráfica, lo que delata mis influencias y mi paso previo como guionista de cómic. También es curioso que suele gustar más a los lectores que no son escritores. Soy auto-didacta puro y duro, y eso debe notarse en quienes han estudiado. Al final resulta injusto porque en esas reseñas no me hablan de la historia, se quedan en la superficie. El feedback de los lectores no escritores es más agradecido y resaltan detalles del trasfondo, que es lo que más trabajé.


¿Qué consejos darías a alguien que se quiere animar a escribir y decide aprender de forma autodidacta y/o autopublicar?

Lo que siempre me aplico y que aprendí de Haruki Murakami: Disciplina, Constancia y Superación. Me lo recuerdo a menudo para mantenerme. Otra frase que aplico es de Stephen King: Leer y escribir, no hay otro modo.
Lo que aconsejo por mi parte es que se tomen las críticas y reseñas con cabeza. Es normal tanto desanimarse como crecerse. Recomiendo el punto medio, y tomar de cada una lo que ayude, más allá de gustos. Si alguien se enfurece leyéndote, ¿por qué? Si alguien se ha emocionado en ciertas partes del libro, ¿por qué? Pensar esto en frío, con el tiempo.
También viene bien saber el porqué ciertos libros han funcionado o son considerados clásicos. Es como leer páginas secretas y lecciones sobre los mismos.

En las reseñas de mi blog pongo distintos tipos de dulces para representar el género al que pertenecen las novelas. ¿Qué tipo de pastel o sabor podría representar a esta obra?

Pues... debe ser un pastel pretencioso esta novela, jajaja. Imagino uno de esos pasteles que a pesar de tener un tamaño estándar están condensados. Al cortar vemos una mezcla tremenda, que si chocolate, crema, fresa... claro está hay dominancia de un ingrediente, y creo que el chocolate amargo con toque de naranja es el elegido. Acabo de imaginar partes de galleta blanda y me ha entrado hambre, jeje.

Mi misión es que todo el mundo que pase por mi blog se marche con hambre jajaja ¿Autores que te hayan influenciado a la hora de escribir?

Para esta novela: Alan Moore, Neil Gaiman, Hideo Kojima (no es escritor, pero es experto en trasfondos), Lewis Carroll, autores manga...
En general, sobre todo en relatos, tiendo al realismo sucio del estilo de John Gardner, Raymond Carver... algunos me dicen que he uso un narrador pseudo-paranoico a lo Poe, pero no he leído tanto de él, conozco más a Lovecraft o a Stephen King. Es cierto que la mayoría de lo que escribo es un gótico moderno o urbano. El caso que sea oscuro, jaja.Para esta novela: Alan Moore, Neil Gaiman, Hideo Kojima (no es escritor, pero es experto en trasfondos), Lewis Carroll, autores manga...
En general, sobre todo en relatos, tiendo al realismo sucio del estilo de John Gardner, Raymond Carver... algunos me dicen que he uso un narrador pseudo-paranoico a lo Poe, pero no he leído tanto de él, conozco más a Lovecraft o a Stephen King. Es cierto que la mayoría de lo que escribo es un gótico moderno o urbano. El caso que sea oscuro, jaja.

Terror y superhéroes... ¿Podrías decir favorito de cada?

De terror los relatos de Lovecraft: atmósfera y psíque auténtica contra lo desconocido. Este hombre supo plasmar su miedo constante hacia una amenaza que sentía en vida. Su terapia se convirtió en clásicos de la literatura.
De superhéroes Alan Moore, porque lo que sean gente con poderes es lo de menos, va de lo infantil o superficial a lo maduro y realista, no olvidando que por muy grande que sea una persona no deja de ser vulnerable ante la vida.

¿Si pudieras tener un superpoder cuál sería?

El de la libertad.

En plan cómic, supongo que el de crear serenidad para amansar a todos los seres vivos de alrededor, sobre todo las personas.

Una sección muy típica en mi blog es la de enlazar casi todo. ¿Hay algún personaje famoso que te recuerde a los de tu novela? Si no habías pensado en ello, ¿Cúales podrían parecerse a los principales de Un día perfecto para Elis?




 


  • Los River tienen cierta inspiración de La Familia Addams además de Los Increíbles de Pixar. 







  • Elis tiene toques a Mandy, de Las Macabras Aventuras de Billy y Mandy.




  • El jefe Charles es una mezcla de Danni Glover e Idris Elva en papeles de detective/policía (sobre todo el segundo en su papel de Luther).






  • Los Perfectos son un guiño a Los Hombres Grises de la novela Momo.








Elis es una niña sobrehumana que trabaja con la policía hasta que es expulsada por culpa de su obsesión por un asesino en serie. Eso no le impide seguir investigando en secreto, lo que la llevará al encuentro de unos seres sin tiempo que le prometen el Día Perfecto.

Un Día Perfecto para Elis es un Genre-Busting (mezcla de géneros como thriller, superhéroes, terror...) que sirve de debut para su autor, escritor de más de doscientos relatos y decenas de artículos por la red, además de ser el guionista del éxitoso webcómic Irregular Elis.


Reseña de Un día perfecto para Elis.








Todo autor realiza en un momento dado una recopilación de lo que se le ha considerado mejor, teniendo la suerte del feedback de las comunidades para poder acertar lo máximo en la selección.

En este libro encontrarás los relatos más leídos del autor (algunos ascienden a cientos de lecturas), donde se aborda todos los temas imaginables, ya sea sobre la vida y sus consecuencias, lo abstracto, las mentiras a uno mismo, la muerte o incluso el sexo. Un poco de todo para definir el todo.

Y es la vida eso mismo, una simetría en constante cambio con respecto a nosotros, lo que nos hace preguntarnos una y otra vez qué es real para poder seguir creciendo y avanzando en la espiral. Como cita el texto que da nombre al recopilatorio: "¿Nos hemos acostumbrado tanto a las mentiras que ya no soportamos la verdad?" Este libro espera responder a esa pregunta.








¿Y vosotros, Chocolectores? ¿Habéis leído Un día perfecto para Elis? ¿Os llama la atención? ¿Qué os parece la entrevista?